Estudio de la Universidad de Tulane muestra el impacto persistente de COVID-19 en el cerebro

Un nuevo estudio de la Universidad de Tulane publicado en Nature Communications muestra que el COVID-19 tiene efectos dañinos y persistentes en el cerebro.

Los investigadores de Tulane descubrieron que el SARS-CoV-2 causaba inflamación y lesiones cerebrales graves consistentes con la reducción del flujo sanguíneo o el oxígeno al cerebro, incluido el daño neuronal y pequeñas hemorragias en el cerebro.

Este daño cerebral persistente también se encontró en pacientes con COVID que no experimentaron problemas respiratorios graves por el virus, según los investigadores.

El estudio muestra que los pacientes con COVID-19 comúnmente informan tener dolores de cabeza, confusión y otros síntomas neurológicos, pero los médicos no entienden completamente cómo la enfermedad se dirige al cerebro durante la infección.

La investigadora principal y profesora asociada de microbiología e inmunología en el Centro Nacional de Investigación de Primates de Tulane, la Dra. Tracy Fischer dice que los hallazgos fueron sorprendentes y que los médicos no entienden completamente cómo la enfermedad se dirige al cerebro durante la infección.

“Dado que los sujetos no experimentaron síntomas respiratorios significativos, nadie esperaba que tuvieran la gravedad de la enfermedad que encontramos en el cerebro”, dijo Fischer. “Pero los hallazgos fueron claros y profundos, e innegablemente como resultado de la infección”.

La Dra. Fischer dice que espera que este estudio y los estudios futuros sobre la COVID-19 y sus efectos en el cerebro ayuden en el tratamiento de los pacientes con COVID que sufren daños neurológicos debido a la enfermedad.

También te podría gustar...