Hay más desastres naturales en 2017 que en otros años/There are more natural disasters in 2017 than in other years

Hay más desastres naturales en 2017 que en otros años.

En quince días, dos regiones fueron devastadas dos veces por el mismo tipo de desastres naturales . Los especialistas señalan que la cantidad de huracanes está por encima del promedio, aunque la frecuencia de los terremotos no superan los registros anteriores

Las islas del Caribe apenas comenzaban a recuperarse de los estragos provocados por el huracán Irma, que dejó cerca de 60 muertos, cuando fueron golpeadas por los vientos de hasta 260 km/h del huracán María.

México fue sacudido por un terremoto de 7,1 de magnitud que causó al menos 273 muertes, apenas 12 días después de sentir el mayor sismo en un siglo, de 8,2, que mató cerca de 100 personas en el sur del país.

Entretanto, en el sur de Asia, inundaciones provocadas por las lluvias monzones dejaron mil personas muertas en Bangladesh, India y Nepal.

En el caso de los huracanes, la respuesta es sí. La cantidad e intensidad de tormentas de grandes dimensiones registradas este año está por encima del promedio anual.

La causa principal del aumento de potencia de esos fenómenos es el calentamiento global

Arriba del promedio

Shuai Wang, investigador de la Facultad de Ciencias Naturales de Imperial College, en Londres, explicó que el promedio de huracanes en el Atlántico es de 6,2, de acuerdo al registro histórico realizado entre 1968 y 2016 por la Administración Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos (NOAA).

En 2017, antes de la finalización de la temporada de tormentas tropicales en el Atlántico, ya se han registrado siete huracanes, cuatro de estos de grandes proporciones -clasificados en categorías superiores a 3 en la escala Saffir-Simpson, que establece la medida según la intensidad de los vientos y su potencial destructivo.

“Aún es temprano para saber cuántos huracanes tendremos en 2017. Sin embargo, podemos decir que hemos tenido tempestades más intensas superiores al promedio histórico”, afirmó Wang.

En agosto, el huracán Harvey provocó estragos en los estados de Texas y Luisiana, dejando por lo menos 47 personas muertas. Poco después, entre el 6 y 7 de septiembre, el huracán Irma arrasó a varias ciudades en el Caribe y en el sur de Florida, con más de 60 vidas perdidas.

En una infeliz coincidencia, la región que fue afectada por Irma resultó ser la misma ruta que tomó el huracán María. Los vientos de hasta 260 km/h destecharon casi todas las casas en la isla Dominica y hasta el primer ministro del país tuvo que ser rescatado de su residencia oficial.

Ese mismo huracán también arrasó con Puerto Rico y pasó por las Islas Vírgenes de EE.UU. Americanas.

Altas temperaturas

El meteorólogo Bob Hensen, de Weather Underground, un servicio estadounidense de pronóstico del tiempo, indicó que las altas temperaturas del océano alcanzadas este año pueden haber contribuido a la fuerzas de los ciclones.

“Antes del final de este año, ya alcanzamos más tormentas que el promedio anual del anterior”, expresó.

“Podemos estar teniendo huracanes más poderosos asociados con el fenómeno del calentamiento global. La temperatura del agua afecta la intensidad de la tormenta, aunque no haya evidencia de que influya en la cantidad”, comentó.

La opinión de que el calentamiento global juega un papel relevante en la intensidad de los huracanes es compartida por el investigador Shuai Wang, que prevé tempestades cada vez más fuertes si no se llegan a tomar medidas para revertir el aumento de la temperatura en los océanos.

“Un huracán es como un motor que necesita combustible. Lo lógico es que, con el cambio climático, el océano se torna más caliente y genera más energía para el ciclón, el cual acaba causando más estragos cuando toca tierra”, explicó.

Los expertos divergen sobre el efecto a largo plazo del calentamiento global. Yo pienso que, si la temperatura continúa aumentando, tendremos ciclones más intensos”, concluyó Wang.

Un raciocinio similar sirve para explicar los desastres causados por el exceso de lluvias, las llamadas monzones. Para Bob Hensen, la intensidad puede haber aumentado a causa del calor solar.

“Las temperaturas más altas favorecen la evaporación de agua. Un ambiente húmedo de la atmósfera conduce a lluvias más fuertes”.

 

Terremotos

 

En cuanto a los terremotos, como el que sacudió a México el martes, las cifras no destacan un aumento a lo largo de los años y la intensidad está dentro del promedio histórico.

 

De acuerdo al British Geological Survey, el centro británico de geociencia, todo los años ocurren un promedio de 15 terremotos de magnitud superior a 7, considerados como de grande proporción.

 

En 2016, se registraron 17 terremotos con magnitud superior a 7.

 

In fifteen days, two regions were devastated twice by the same type of natural disasters. Experts point out that the number of hurricanes is above average, although the frequency of earthquakes does not exceed previous records.

The Caribbean islands were just beginning to recover from the ravages of Hurricane Irma, which left about 60 dead when they were hit by winds of up to 260 km / h from Hurricane Maria.

Mexico was rocked by a magnitude 7.1 earthquake that caused at least 273 deaths, just 12 days after feeling the biggest earthquake in a century of 8.2, killing about 100 people in the south of the country.
Meanwhile, in South Asia, floods triggered by monsoon rains left 1,000 people dead in Bangladesh, India and Nepal.

In the case of hurricanes, the answer is yes. The amount and intensity of large storms recorded this year is above the annual average.
The main cause of the increased power of these phenomena is global warming.

It is still early to know how many hurricanes we will have in 2017. However, we can say that we have had more intense storms than the historical average,” Wang said.

In August, Hurricane Harvey wreaked havoc in Texas and Louisiana, leaving at least 47 people dead. Shortly thereafter, between September 6 and 7, Hurricane Irma swept through several cities in the Caribbean and in South Florida, with more than 60 lives lost.


In an unfortunate coincidence, the region that was affected by Irma turned out to be the same route that Hurricane Maria took. Winds of up to 260 km / h nearly all houses on Dominica Island and even the country’s prime minister had to be rescued from his official residence.

That same hurricane also swept Puerto Rico and passed through the US Virgin Islands. American.

Above Average

Shuai Wang, a researcher at the College of Natural Sciences at Imperial College in London, explained that the average number of hurricanes in the Atlantic is 6.2, according to the historical record made between 1968 and 2016 by the United States Atmospheric and Oceanic Administration United States (NOAA).

By 2017, before the end of the tropical storm season in the Atlantic, seven hurricanes have already been recorded, four of them of great proportions – classified in categories above 3 on the Saffir-Simpson scale, which establishes the measure according to the intensity of the winds and their destructive potential.

High temperatures

Meteorologist Bob Hensen of Weather Underground, a US weather forecast service, said the high ocean temperatures hit this year may have contributed to cyclone forces.
“Before the end of this year, we have already reached more storms than the annual average of the previous one,” he said.

“We may be having more powerful hurricanes associated with the phenomenon of global warming. The temperature of the water affects the intensity of the storm, although there is no evidence that it influences the amount,” he said.

The view that global warming plays a significant role in the intensity of hurricanes is shared by researcher Shuai Wang, who foresees increasingly severe storms if measures are not taken to reverse the increase in temperature in the oceans.

“A hurricane is like a motor that needs fuel. The logic is that with climate change, the ocean becomes warmer and generates more energy for the cyclone, which ends up causing more damage when it lands,” he said.

Experts differ about the long-term effect of global warming. I think that if the temperature continues to increase, we will have more intense cyclones, “concluded Wang.
A similar reasoning serves to explain the disasters caused by the excessive rains, the so-called monsoons. For Bob Hensen, the intensity may have increased because of the solar heat.

“Higher temperatures favor the evaporation of water. A humid atmosphere of the atmosphere leads to stronger rains.”

Earthquakes

As for earthquakes, such as the one that shook Mexico on Tuesday, the figures do not highlight an increase over the years and the intensity is within the historical average.

According to the British Geological Survey, the British geoscience center, every year occur an average of 15 earthquakes of magnitude higher than 7, considered as of great proportion.


In 2016, there were 17 earthquakes with magnitude higher than 7.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *