Fallece el presidente del Olimpia de Honduras, José Rafael Ferrari tras un infarto.

El empresario de los medios de comunicación, presidente de la Fundación Teletón y del Club Deportivo Olimpia, José Rafael Ferrari, viajaba este miércoles rumbo a Estados Unidos para continuar con un tratamiento médico.

 

El presidente de la Corporación Televicentro y del Club Deportivo Olimpia, José Rafael Ferrari, falleció la tarde de este miércoles cuando viajaba abordo de un vuelo comercial con rumbo a la ciudad de Miami, en Estados Unidos. El empresario de los medios de comunicación asistiría a la continuación de un tratamiento médico.

 

Figura altamente reconocida en el mundo de los medios de comunicación de Honduras y de América Latina, don José Rafael Ferrari recién había concluido otra jornada exitosa del Teletón, fundación que presidía desde 1987 y que atendía exitosamente a millones de hondureños en sus distintos centros de rehabilitación integral ubicados a nivel nacional.

 

Ferrari presidía desde los años 60 la principal corporación televisiva de Honduras, Televicentro, propietaria de los Canales 5, 3 y 7, al igual que el grupo de estaciones radiales conocido como Emisoras Unidas.

 

Connotado hombre de fútbol, el equipo de sus amores, el Club Deportivo Olimpia, el más laureado de Honduras con 30 campeonatos de liga, se encuentra disputando un nueva final del fútbol hondureño ante su más enconado rival, el Motagua, también vecino de la ciudad capital Tegucigalpa.

 

Nacido el 10 de febrero de 1937, Ferrari heredó su pasión por los medios de comunicación de sus padres, don Rafael Ferrari García y doña Rosario Sagastume de Ferrari. Junto a sus dos hermanas, doña Dina de Villeda y doña Marcela de Fick, y su cuñado, Manuel Villeda Toledo, pudo construir un imperio televisivo y radial, reconocido también por su amplia labor social.

 

Don José Rafael Ferrari viajaba abordo del vuelo 1531 de American Airlines, el cual tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en la ciudad de Cancún, en el estado de Quintana Roo, en México, en procura de las atenciones vitales a su pasajero, pero las mismas no fueron necesarias luego que este falleciera en la propia aeronave a causa de un infarto fulminante.