Washington, 3 ago (EFE).- El presidente del Comité de Exteriores del Senado estadounidense, el demócrata Bob Menéndez, presentó este miércoles un proyecto de ley bipartidista para impulsar la extradición inmediata de todos los prófugos de la Justicia estadounidense radicados en Cuba.

La propuesta establece que Estados Unidos tenga como política oficial «el requisito de extradición inmediata de todos los prófugos de la Justicia que actualmente reciben refugio en Cuba para evitar su procesamiento o confinamiento por delitos cometidos en Estados Unidos».

Su documento calcula que actualmente hay 70 fugitivos en esa isla del Caribe. Entre ellos, Joanne Chesimard, en la lista negra de los terroristas más buscados por el FBI por el asesinato del agente estatal Werner Foerster en Nueva Jersey en 1973.

Aunque Chesimard fue juzgada, condenada y sentenciada a prisión, se escapó de una cárcel de Nueva Jersey el 2 de noviembre de 1979 y actualmente está en Cuba. Otros prófugos reclamados están acusados de secuestro, asesinato y diferentes ofensas de narcotráfico.

El proyecto de ley, bautizado Justicia para el Policía Werner Foerster y Frank Connor, también solicita al Gobierno de Estados Unidos que tome cartas proactivamente con el Gobierno cubano y que implemente medidas adicionales para garantizar que Cuba no viole sus obligaciones en virtud de los tratados bilaterales existentes sobre extradición.

Connor, que también da nombre a la normativa, murió junto con otras 4 personas en un atentado cometido en 1977 por terroristas de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), entre ellos William Morales, principal fabricante de bombas de esa organización puertorriqueña.

El proyecto de ley comenzó su andadura este miércoles con su presentación. Según explicaron a Efe fuentes de la Cámara Alta, luego tiene que ser debatido en una reunión legislativa y una vez aprobado por el comité, pasaría al pleno del Senado para ser considerado y autorizado.

Esta normativa exige igualmente una mayor transparencia sobre el número total de fugitivos estadounidenses en Cuba y prohíbe el uso de cualquier tipo de asistencia externa para cualquier tipo de cooperación policial en Cuba hasta que el Ejecutivo cubano cumpla con sus obligaciones internacionales y devuelva a esos prófugos.

El influyente senador Menéndez, que en su presentación estuvo acompañado por el republicano Marco Rubio, consideró «completamente inaceptable que el régimen cubano siga ofreciendo refugio a criminales responsables de cometer actos atroces en Estados Unidos».

Este proyecto, a su juicio, enviará a las familias de las víctimas de esos fugitivos el mensaje de que Estados Unidos «no ha olvidado su sufrimiento» y tiene este tema como una «prioridad máxima» de su política hacia Cuba.

Por eltiempo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.