Papa Francisco dedica mensaje de Navidad a los niños afectados por la Guerra• Pope Francis dedicates Christmas message to children affected by the war

[bar id="3973"]

El Papa Francisco dedica un mensaje de Navidad a los niños afectados por la guerra
El santo padre también pidió un diálogo sereno en Venezuela y una mayor confianza entre las dos partes de la península de Corea
El Papa Francisco recordó hoy el sufrimiento de los niños en «un mundo golpeado por los vientos de guerra» y pidió que sea más digno para ellos, en su mensaje de Navidad entregado desde la logia central de la Basílica de San Pedro.
Instó a que «la comunidad internacional no deje de trabajar para proteger adecuadamente la dignidad de las minorías» que viven en Birmania, donde viajó hace unas semanas y denunció la persecución de los rohinga.

Francisco también citó a «niños cuyos padres no trabajan y con gran esfuerzo intentan ofrecer a sus hijos un futuro seguro y pacífico» o aquellos «cuya infancia fue robada, obligados a trabajar desde una edad temprana o alistados como mercenarios soldados sin escrúpulos».

No olvidó a los «niños obligados a abandonar sus países, viajar solos en condiciones inhumanas, ser presa fácil de los traficantes de personas».

«Jesús conoce bien el dolor de no ser bienvenido y la dificultad de no tener un lugar para reclinar la cabeza, que nuestros corazones no están cerrados como las casas de Belén», instó.

Y pidió esfuerzos «para hacer que nuestro mundo sea más humano, más digno de los niños de hoy y de mañana».

Después, Francisco dio la bendición «Urbi et Orbi» (a la ciudad y al mundo) y pidió una Navidad «que renueve los corazones y despierte el deseo de construir un futuro más fraterno y unido, y traiga alegría y esperanza a todos «.

 

Pope Francis dedicates Christmas message to children affected by the war.

The holy father also called for a serene dialogue in Venezuela and for increased trust between the two sides of the Korean peninsula
Pope Francis today recalled the suffering of children in «a world hit by winds of war» and asked to make it a more worthy for them, in his Christmas message delivered from the central lodge of St. Peter’s Basilica.
He urged that «the international community not stop working to adequately protect the dignity of minorities» who live in Burma, where he traveled a few weeks ago and denounced the persecution of the Rohinga.

Francisco also cited «children whose parents have no work and with great effort try to offer their children a safe and peaceful future» or those «whose childhood was stolen, forced to work from an early age or enlisted as unscrupulous mercenary soldiers» .

He did not forget the «children forced to leave their countries, to travel alone in inhumane conditions, being easy prey for human traffickers».

«Jesus knows well the pain of not being welcomed and the difficulty of not having a place to recline his head, that our hearts are not closed like the houses of Bethlehem,» he urged.

And he called for efforts «to make our world more human, more worthy of the children of today and tomorrow.»

Afterwards, Francisco gave the blessing «Urbi et Orbi» (to the city and the world) and asked for a Christmas «that renew the hearts and, awaken the desire to build a more fraternal and united future, and bring joy and hope to all».

 

[bar id="3971"]

Leave a Reply