Apenas en la mañana del pasado viernes 9 de abril el palacio de Buckingham confirmaba que el príncipe Felipe, duque de Edimburgo había fallecido a los 99 años de edad en el Castillo de Windsor, noticia que rápidamente se expandió por todo el mundo, evidenciando el respeto y el cariño que había logrado el esposo de la reina Isabel II en los 73 años que estuvo casado con la monarca del Reino Unido.

Sin embargo, así como las condolencias llegaron por parte de líderes mundiales, casas reales, empresarios, celebridades, políticos, amigos y familiares, las dudas respecto al príncipe Felipe también comenzaron a inundar las redes sociales, y una de las más repetidas sin duda fue la de quién se quedaría con el título de duque de Edimburgo, que Felipe ostentó desde el 20 de noviembre de 1947 cuando llegó al altar con la entonces princesa Isabel, heredera al trono del Reino Unido, mismo que le fue concedido por el rey Jorge VI.

Carta de Patentes que fue emitida por el rey Jorge VI en 1947 cuando el monarca le otorgó el título a Felipe, se señala que sería el príncipe de Gales el que heredaría el título de duque de Edimburgo en su calidad de primogénito, pero con el acceso al trono del heredero, el titulo se fusionará con la Corona y podrá volver a ser otorgado.

Entonces, Eduardo de Wessex, tendrá que esperar a que su hermano mayor, el príncipe Carlos de Gales, acceda al trono del Reino Unido para que pueda convertirse en el duque de Edimburgo y sustituir a su padre.

Por eltiempo